7/11/2018 [Columna de Ysabel Torralbo en Viva Málaga].  Estamos a punto de entrar en 2019, año de elecciones municipales en las que deberíamos acabar por fin con décadas de gobierno del Partido Popular. Esta legislatura, especialmente, ha sido nefasta, con un aumento de la desigualdad social y la conversión de la ciudad en un escaparate pensado para el turismo, y no para sus habitantes, por no hablar de los desmanes en Urbanismo o los recortes en la política contra la violencia de género.

El momento exige generosidad, diálogo y apertura, sobre todo después de los resultados de las andaluzas, en las que la izquierda no ha sabido movilizar a buena parte de sus votantes. El caso de Adelante Andalucía, con poco más de 16% del electorado, es alarmante. Podemos e Izquierda Unida optaron por montar una coalición a la vieja usanza (aunque trataron de emascararla bajo el término «confluencia»): esto es, pactaron en despachos cerrados cómo organizar listas y cómo repartirse el poder interno, en contra incluso de sus propios principios.

Tomemos nota e intentemos construir una verdadera confluencia municipalista y ciudadana, sin intereses de corrientes internas, partidistas ni electoralistas, organizada de manera horizontal, coon primarias abiertas y códigos éticos estrictos.

En nuestro municipio, con la pérdida de un tercio de los votos, el castigo es particularmente cruel, pues la lista de Málaga estaba encabezada por la propia Teresa Rodríguez, en un gesto incompresible (nunca ha residido en a provincia) si no es desde su lógica de asegurar a los «suyos» puestos de salida en las papeletas de otras provincias.

Tomemos nota e intentemos construir una verdadera confluencia municipalista y ciudadana, sin intereses de corrientes internas, partidistas ni electoralistas, organizada de manera horizontal, coon primarias abiertas y códigos éticos estrictos.

Málaga Ahora está por la labor. El día 13 a las 18:00 ha convocado en el Instituto de Estudios Portuarios a las fuerzas de izquierda a un diálogo con la ciudadanía para explorar esa posible confluencia. Confío en que la voluntad de esos partidos sea firme. Toca mirar por Málaga, y nada más.