[Columna de Ysabel Torralbo en Viva Málaga]. El cómo es tan importante como el qué, de lo contrario te acabas pareciendo a lo que viniste a combatir. Bajo esa consigna y otras, esta tarde, con el resto de concejalas de Málaga Ahora, llegaremos a Burgos para participar en la Confederación Municipalista, una iniciativa surgida de candidaturas ciudadanas principalmente del norte, pero a la que recientemente nos hemos unido Ganemos Córdoba, Ganemos Jerez y Málaga Ahora.

Es un encuentro vital porque en tiempos de pactos de despachos y coaliciones al uso, debemos preservar la autonomía de las candidaturas municipalistas frente a las lógicas de aparato y poder de los nuevos y viejos partidos. ¿Por qué somos necesarias en nuestros municipios? Renunciamos a créditos bancarios, nuestras primarias son abiertas, las decisiones cruciales se toman de abajo a arriba, la elección de personal técnico es transparente, la representación colegiada, nuestros códigos éticos son estrictos porque no hemos venido para vivir de la política y por eso tenemos limitaciones salariales para donar los excedentes a experiencias sociales.

Nuestros municipios, el lugar donde la política institucional es más cercana, necesitan candidaturas independientes como las nuestras, centradas únicamente en el bien común de sus ciudades y pueblos, y no en corrientes internas, luchas de poder y burocracias internas que nunca repercutan en nuestro bienestar.

En el manifiesto del encuentro se lee que queremos establecer un verdadero reparto de la riqueza, municipalizar las energías y los servicios básicos, tomarnos en serio los transportes urbanos alternativos, acabar con los procesos especulativos, de lo que en Málaga sabemos mucho, para llenar las viviendas vacías y, desde luego, encauzar el turismo depredador, que destruye modos de vidas y el medio ambiente. No podemos aceptar el chantaje constante de una deuda ilegítima. Nada de eso podrá llevarse a cabo si nuestros intereses son puramente electorales y no municipalistas. Bienvenida pues, la Confederación Municipalista.